El comienzo de Xbox One, la última consola de sobremesa de Microsoft, ha sido duro y complejo. A pesar de tener más de 20 millones de unidades vendidas alrededor del mundo, no llega a hacerle frente al monstruo de PlayStation 4. Pero con el anuncio de la retrocompatibilidad, el juego a cambiado.

Por @NahuEscalada

En la E3 de este año, Microsoft anunció de manera muy sorpresiva que la Xbox One finalmente tendría retrocompatibilidad. Esto quiere decir que tanto los juegos físicos como digitales de Xbox 360, podrán ser corridos en la nueva consola.

Actualmente, los jugadores que forman parte del Preview Program pueden disfrutar de este beneficio hasta Noviembre, donde todos los usuarios podrán ser parte. Hace unos días Phil Spencer, contestó mediante Twitter la pregunta de un usuario curioso, quien consultó si era posible que los juegos de la Xbox original corran en Xbox One. El jefe de división de Xbox, respondió que también había planteado esta cuestión al equipo tras el hardware de la consola y, sin tener ninguna respuesta pero no negando esta posibilidad, afirmaron que ahora la principal prioridad es dar por finalizado la retrocompatibilidad con los juegos de 360. Solo queda esperar y ver si esto puede ser una realidad en un futuro…