Históricamente, el Joker es descripto como un psicópata. Lo curioso es que la psicopatía puede ser o no una condición. Estudios demuestran que el ser psicópata se puede reconocer por una reiteración de ciertos patrones y actitudes, pero que realmente no hay una definición exacta de quienes poseen este trastorno mental. Arkham Asylum, toma de base esta teoría en su desarrollo donde podemos ver constantemente el autocuestionamiento del hombre murciélago, quien bajo la influencia del Joker llega a preguntarse asimismo ¿Será que todo es una gran proyección mental?

Por @lapibabarth

Escrito por Grant Morrison e ilustrado por Dave Mckean, nace esta obra maestra donde reinan las ilustraciones oscuras propiamente góticas, colores opacos y un gran contenido reflexivo.
El Joker que nos presenta el equipo Morrison-Mckean es un Joker lógico. Un Joker que quiere demostrar un punto y que mantiene intacto su espíritu desinhibido y hasta humorístico. Físicamente se nos presenta con sus rasgos característicos, pero más diabólico aún, Mckean ciertamente deja de lado lo caricaturesco y nos da una imagen en general más abstracta y compleja.

105

Desde el inicio de los tiempos, la sociedad de Gotham planteaba que Batman no era muy diferente a los maleantes que habitaban la ciudad, fue una cuestión de sucesos para que el caballero de la noche se haga de su fama y blanquee esta situación. Aun así, este guasón sigue con tal idea de igualdad en mente. Él y Batman no son muy diferentes… y con esta premisa desarrolla un plan para demostrarlo.

Día de los inocentes. (¿Acaso habría un mejor escenario?)
Toma de rehenes.
Una particular conversación telefónica.
Resultado: Batman ingresando al asilo de Arkham.

En un recorrido por el establecimiento, podemos ir descubriendo historias plasmadas en cada recoveco, incluso las intimidades de algunos pacientes que cualquier lector podrá reconocer.

arkham

Tarea del Joker, Batman es obligado a dar un paseo por cada pasillo y así se encuentra en un combate con sus propios fantasmas. La siempre recordada muerte de sus padres, su planteo del bien y del mal. ¿Que lo diferencia del resto? ¿No podría ser que su obsesión con combatir el crimen lo haya sacado del eje y que ahora tan solo sea un juego de poder? ¿Que lo motiva para ponerse la capa y encarnar su personaje? Son algunas de las preguntas que se entienden, merodean en su cabeza.

Ciertamente este comic nos trae a colación ideas desde el psicoanálisis y es gracias al Joker que caemos en ese espiral de preguntas. Las ilustraciones que nos regala McKean en esta historia son casi hipnóticas, tan expresivas que hablan por sí solas y que además ayudan a que este mundo tétrico y cuestionario de Arkham nos atrape.

El llamado guasón, cuasi (o enteramente) esquizofrénico, carente de sentimientos, sin moral alguna ni remordimiento, nos introduce en esta ocurrencia de que no importa el motivo que nos moviliza, todos precedemos de la misma manera. El fin nos motiva, y actuamos acorde a eso. El Joker hace el mal y Batman el bien… ¿Según quién?

Al fin Batman fuera, entendemos que el Joker liberó al murciélago del asilo ¿O encerró una parte de él en su mente?

arkham_asylum_entrance

Creado en 1989 Arkham Asylum nos presenta entonces a este Joker, decidido a demostrar que “Estamos todos locos aquí” (We’re all mad here -Alice in wonderland)

Conseguí este comic y más en The Godfather Comics