El infierno siempre estuvo encantador. Y más si lo dibuja Mike Mignola.

00

The Wolves of Saint August (Agosto-Noviembre 1994)

Por @Pocodemucho

Hellboy es una de las mejores creaciones de las últimas décadas hablando de personajes de comics, claro. Desde su nacimiento (por llamarlo de alguna forma) en la Alemania Nazi, pasando por sus múltiples y variadas desventuras junto al Bureau de Investigación Paranormal (B.P.R.D. en sus siglas en inglés), hasta llegar a la reinvención de los últimos años en algo totalmente nuevo y fascinante. Todo el universo creado alrededor de su figura es para leer y disfrutar. El comienzo y su negativa a unirse a sus congéneres infernales, abrazando su lado humano. Porque a pesar de su apariencia (cuernos, piel roja, pezuñas y la mano derecha de la oscuridad) Hellboy elige ser un hombre. Hasta el cambio de Darkness Calls, todo es brillante.

Mike Mignola es un artista integral estadounidense. Venía de varios trabajos en Marvel y Dc, pero es con su trabajo en Hellboy para Dark Horse donde se consagra. Su estilo de dibujo es único, trayendo retazos de todo el folklore del mundo y muchísimo Lovecraft, la influencia eterna de Jack Kirby y Frank Frazzeta y mucho de las historias de Robert E. Howard. Un cóctel nuevo y muy bello.

En esta Los Lobos de Saint August tenemos una historia de las más consistentes de los primeros años. Una amenaza sobrenatural (si, hombres lobos) se cierne sobre una ciudad balcánica de Europa del Este. Y hacia allí irán Hellboy y compañía. Excelente historia.

Notas relacionadas