Bienvenidos a la era de las remakes innecesarias, los reboots infinitos y las continuaciones tardías que no aportan nada nuevo.

Por @Pocodemucho

Otra película de Terminator. ¿Otra decepción? ¿O la resurrección de una saga legendaria? Ya veremos.

650_1200

Alan Taylor fue director de la correcta Thor Dark World pero antes había dirigido con éxito varios capítulos de series fundamentales como Deadwood, The Sopranos, Oz, Mad Men, Rome y el excelente noveno capítulo de la primer temporada de Game of Thrones, entre otros. Emilia Clarke es una buena actriz que brilla en la misma serie, y en Terminator Genisys da sus primeros (y torpes) pasos como heroína de acción en la pantalla grande. Jai Courtney viene en ascenso protagonizando películas como Jack Reacher, A good day to die hard, es parte de la serie Divergent, y será parte de la futura Suicide Squad. Aquí es Kyle Reese y hace lo que puede dadas las circunstancias. Jason Clarke venía de una modesta actuación en la excelente Dawn of the Planet of the Apes, y aquí es John Connor. Un nuevo John Connor. J. K. Simmons y Byung-hun Lee también actúan, pero en papeles y personajes menores, que merecían algo más. Arnold Schwarzenegger no necesita presentación. Es el alma de esta película. El Terminator que lleva adelante una enrevesada y complicada trama. El corazón de una saga que se muere.

650_1200

La historia comienza en Los Angeles en el año 2029. John Connor es el líder de la resistencia contra Skynet. Es terreno conocido, pero el planteo de esta nueva entrega es cambiar todo lo anterior y crear una nueva línea de tiempo. Kyle Reese logra viajar al pasado, a 1984. Lo que era de una forma ya no lo es. Un nuevo Terminator T-800 estaba esperando al viejo T-800. Y Sara Connor ya no es la asustadiza mesera que alguna vez fue (¿o nunca lo fue?). Ha sido criada y entrenada por Pops (el ahora mentor y figura paterna de Sara, el querido Arnold a puro carisma), que la salvó en el pasado de otro Terminator. ¿Confundido? Y esto recién empieza. La amenaza del futuro es diluída, ya no es imparable ni definitiva. Porque todo puede cambiarse. No es una mala premisa pero la ejecución deja mucho que desear.

TERMINATOR-GENISYS-e1435738562164

De alguna forma Sara y Kyle viajan al año 2017 (y con elementos de los años ´80 construyen algo que a Skynet le llevó décadas). Los esperan nuevas sorpresas, viejos conocidos y una aplicación que nos llevará al fin del mundo. Además tenemos una historia de amor que no es tal, no funciona. John debe nacer y es un peso enorme para Sara. Lo que alguna vez fue una hermosa historia de amor es ahora comic relief. La relación entre Kyle y Sara carece de química, en el pasado y en futuro.

650_1200 (2)

Y John Connor. La mayor sorpresa de la trama. Es una idea muy interesante, crear un nuevo John. Pero, como casi todo en esta película, se pierde entre disparos, autos destruidos, escapes a último momento, diálogos toscos y escenas aburridas.

650_1200 (1)

Pero las escenas de acción redimen de alguna forma a algunos tramos de la película. La nombrada pelea de Arnold contra Arnold es muy buena, son dos poderosas máquinas diseñadas para matar enfrentadas a todo o nada. El pasado contra el futuro, en eterno loop. La lucha con el T-1000 también suma bastante, pero es despachado de forma rápida. Repito, lo que era amenazante ya no lo es. La persecución y tiroteo en el puente de San Francisco se deja ver, con buenos efectos especiales. El común denominador de todas estas escenas es Arnold Schwarzenegger. El verdadero motivo para ver esta película. Brilla en la economía de recursos actorales que desplega, después de todo es una máquina asesina. Deja en ridículo a los demás Terminators, y opaca a las nuevas estrellas con su infinito carisma.

TERMINATOR-GENISYS_2-e1435738754815

En resumen, estamos ante una modestísima película de acción, una mala película de ciencia ficción (si necesitan explicarte varias veces el viaje en el tiempo y sus consecuencias, y un sueño es motivo de un cambio de lugar y año para pelear, algo no funciona en el guión); una película que recae en una falsa nostalgia para llevarnos a un lugar nuevo que no es tal. Una película que no es resurrección ni reboot; es un híbrido que no funciona. Una película que será olvidada pronto.

                                                                                                                                  PUNTAJE: 4