Se reunieron actores del elenco original junto a Anthony Yercovich, autor y productor de la serie.

Por @luciamatusevich

Cuenta la leyenda que en el medio de una servilleta dedicada al “brainstorming”, Brandon Tartikoff, ejecutivo de la NBC, había escrito “MTV Cops” (“policías de MTV”). Después le dio el papel al director y escritor de televisión Anthony Yercovich, que luego se juntó con el productor Michael Mann de la escuela de Starsky & Hutch. Y así nació Miami Vice. A 30 años de la emisión de su primer episodio, la Comic-Con International hizo una retrospectiva del programa que cambió la estética televisiva de los 80’.
Los protagonistas Don Johnson y Phillip Michael Thomas, James “Sonny” Crockett y Ricardo “Rico” Tubbs respectivamente, no aparecieron para el panel. Yercovich, Jonathan London, encargado de la adaptación de Miami Vice a cómic, y los actores Edward James Olmos (Teniente Martin Castillo), Michael Talbott (Stan Switek) y Olivia Brown (Trudy Joplin) fueron los encargados de llevar a cabo la reunión.

Miami Vice IV
La cultura emergente del new wave, el rodaje en South Beach (zona de Miami conocida por la pobreza y la criminalidad que la habitaban), el reciclado art deco y los colores pasteles cortesía del lema de Mann “no earth tones” (“sin tonos color tierra”), fueron elementos fundamentales a los que Miami Vice les debe mucho, dado que parte del éxito de la serie está en ellos. En realidad, se trata del concepto que Yercovich quiso dar de la ciudad, del estilo cinematográfico que traía Mann y de la idea de llegar a la mayor cantidad de público posible, que aportó Tartikoff.
Un detalle sobre Miami Vice que merece mención aparte, por más frívolo que suene, pero de igual importancia, es la moda del programa: la “barba de 3 días”, los trajes de color claro con camisetas debajo y los anteojos Ray Ban fueron tendencia durante toda la duración del show. Todos los hombres querían ser Sonny Crockett y todas las mujeres querían estar con él. La combinación de la moda europea con el art deco atrajo a más de un fotógrafo a las calles y playa de Miami para hacer uso de la locación.

Sonny Crocket
Otro rasgo muy característico en el que se apoyó el programa fue la música utilizada. Nadie puede no recordar el tema principal de Miami Vice compuesto por Jan Hammer. Pero tampoco se puede olvidar la cantidad de canciones de artistas reconocidos de los 80’ que aparecieron en el programa (ni el dinero invertido para obtener los derechos de las mismas). Hoy no sorprende que haya un programa con una canción de Leonard Cohen en la introducción, pero en los tiempos de Crockett y Tubbs se trataba de un gasto impensado.
Lo que ocurre con Miami Vice es que fue moderna sin saberlo. Todos los detalles que la integraron jugaron a ser parte de un todo mucho más grande. Hoy puede sonar muy trillada la historia de dos policías anti-vicios encubiertos que buscan desterrar las fuerzas del mal de una ciudad, mientras tratan con amores y desamores, pero en los años 80’ fue un hit. Esa es la mejor palabra para describir al programa. Todo lo que tocaba, se transformaba en algo mainstream.

Miami Vice I
Miami Vice tuvo todos los componentes que cualquier creador querría para su serie: buenos actores, locaciones originales, directores y productores que entienden la industria, una estética propia y como consecuencia, popularidad mundial. El aporte de Mann, Tartikoff y Yercovich a la televisión fue algo impensado y la cultura pop le debe mucho a los tres. Pasaron 30 años desde la primera emisión del primer capítulo y por eso la Comic-Con le rindió el homenaje merecido con su retrospectiva. Los fans pudieron estar en contacto con personas del elenco original y a su vez disfrutar de esta pequeña reunión. Tal vez para los 40 años logren juntar a Sonny y a Rico, quién sabe.