Los adorables secuaces de «Mi villano Favorito (Despicable Me, 2010)» y su secuela, llegan de nuevo a la pantalla grande pero ahora como protagonistas de su propia historia.

Por @diegui83

 

Minions, pequeños organismos unicelulares que evolucionaron hasta cierto punto y con un solo fin: Servir al mayor villano que exista en el mundo. A través de los tiempos, ellos han servido a un Tyranosaurio Rex, luego a la forma mas evolucionada que dio el planeta, al ser humano.

Y así pasando por Dracula, a Faraones en el Antiguo Egipto y hasta a Napoleon, siempre con mucho entusiasmo, pero también muchos traspiés.

 

Tras la caída de Napoleón (el ultimo villano que asisten) éste no se lo toma muy bien y manda a perseguir a los Minions, por lo cual, se recluyen en un remoto paraje en la nieve.

Todo fluye normalmente y en paz, hasta que los pequeños amarillos comienzan a caer en depresión, ya que no tienen motivo para vivir. En ese instante, Kevin se alza junto a Stuart y Bob para encontrar un villano a quien ayudar y así restablecer la armonía en la tribu.

Con un largo viaje a cuestas, nuestros tres aventureros llegan a la New York de los años ’60 para luego embarcarse hacia Orlando a encontrar a la mas famosa Supervillana del mundo: Scarlet Overkill.

El plan de Overkill, junto a su marido Herb es que los Minions roben la Corona de la Reina de Inglaterra y así ella erigirse como Monarca, su sueño mas preciado.

La precuela de Despicable Me abunda en gags que ya conocemos, gracias a las películas anteriores, pero no por eso es menos graciosa, todo lo contrario, al ser Los Minions protagonistas los tenemos todo el tiempo en la pantalla y podemos caernos rendidos ante sus locuras.

Los chicos disfrutaran viendola, si, pero si sos grande entenderás que hay referencias, guiños y un par de «palos» a la cultura pop (Abbey Road y los Beatles, la «llegada» del Hombre a la Luna, la «parsimonia» de los británicos y el comienzo del auge del capitalismo y los yuppies). El trío principal funciona tan bien y sus gags son tan naif pero maduros a la vez que hacen recordar a «Los Tres Chiflados (The Three Stooges)», incluso podemos ver parte de la personalidad de aquel trio en éste (Kevin, el lider como Moe; Stuart, el verdadero chiflado e incluso músico, como Larry y Bob, el inocenton del grupo y al que mas cosas le pasa, como Curly).

El 3D es muy efectivo brindadonos un gran experiencia como pocas peliculas de este estilo. Cabe destacar las voces originales de Scarlet Overkill (Sandra Bullock en el original y Thalia en el doblaje al castellano) y Herb (John Hamm el uno y Ricky Martin el otro). Obviamente lo que dicen los Minions poco importa, mas allá de un par de frases entendibles, su idioma es grotesco pero gracioso y adorable a la vez, ademas de que «le entendes todo». Atentos a casi al final de la película, donde nuestros héroes reciben una ayuda bastante «familiar». y si, quédense en los títulos que, como siempre, sigue la diversión y la música.

PUNTAJE: 10